Nuevo parámetro de impresión: Human multiplier

En este artículo vamos a hablar de un nuevo parámetro de impresión 3D!

Un parámetro fundamental que puede marcar significativamente nuestra forma de trabajar!

Lo curioso es que no lo encontrarás en ningún programa de laminado!

Y poca gente te hablará de forma clara de él, es el HUMAN MULTIPLIER!

Bueno, es mentira, me lo acabo de inventar, pero necesitaba un nombre para lo que os voy a explicar.

Como ya sabéis hay muchas formas de imprimir una pieza, se ha de tener en cuenta que tipo de impresión de quiere hacer, la dirección de las capas, en fin generar un buen gcode.

Pero dentro de los límites en los que podemos trabajar siguen habiendo diferentes maneras de obtener nuestra pieza. Además, muchas veces nos influirán  “parámetros” externos al propio proceso de fabricación.

Os voy a explicar mediante un ejemplo práctico como valorar una pieza para optimizar y emplear correctamente nuestros recursos: tiempo, material, máquina, etc.

LA BOMBA.

Recientemente hemos realizado una pieza para un cliente:el rodete de una bomba. Es una pieza grande que requiere de muchas horas de impresión, así que lo primero que tenemos que hacer es analizar la pieza.

El análisis

Tenemos que estudiar su geometría y valorar su posición de impresión, como va a trabajar, donde necesitaría soporte en cada posición…

En este caso, se eligió la posición pensando en evitar soportes innecesarios. O mejor dicho, soportes donde no nos interesa, sobre la superficie de los alabes.

Con una pieza  pequeña/mediana esto no supone muchas veces una gran diferencia, pero si buscamos realizar piezas de gran formato o piezas funcionales nuestra valoración a la hora de imprimir será sin duda alguna determinante.

La finalidad

Es importante conocer también cual es la finalidad de la pieza:

Estética: si nuestra pieza va a tener un componente estético o visual puede que convenga más una posición de impresión que mejore el acabado de la parte visible. Esto suele implicar mucho soporte, peroSI esa es la pieza que necesitamos, no queda otra que tirar de horas!

Prototipo: si esa pieza fuera para probarla en nuestras instalaciones y no es tan importante el acabado, podremos ahorra en tiempo y soportes.

Pieza funcional: para este caso, lo mejor es diseñar pensando en la tecnología que empleemos, solo así conseguiremos buenos resultados.  Y si es solo un prototipo funcional, elegir los parámetros precisos para conseguirlo. ¡OJO! puede que no sea posible realizarlo en FDM por mucho que nos empeñemos.

Consejo para estos casos: usa tu impresora para adelantar en la fase de diseño y hacer pequeñas pruebas (ahorraras tiempo y dinero). Una vez seguro, emplea un servicio de prototipado que te realice la pieza otra tecnología de fabricación aditiva o por mecanizado, que para eso están!

Nota

El Human Multiplier

¡Volvamos a lo nuestro!

Una vez que ya has acotado como va a ser tu impresión, existe un rango en el que jugar con los parámetros, por ejemplo, para bajar las horas de impresión o la cantidad de material empleado.

Y este es el factor que yo denomino Human multiplier.

Siguiendo con nuestro ejemplo:

Hemos determinado la posición, soportes y demás. Es un prototipo para un producto en fase de diseño, pero necesitamos una pieza resistente (ya sabréis el porqué). Ahora es donde nuestra valoración de la situación va a influir definitivamente en nuestra impresión.

Perfil de impresión

Altura de capa 0.3mm
Perímetros 2
% Relleno 20
Material 1.2Kg
Tiempo 35 horas

Esta pieza, para el perfil inicialmente elegido daba un tiempo de impresión de 35 horas y 1,2 kg de material. A pesar de tener el escalonado en los alabes se decide hacer a 0,3 para bajar las horas de impresión .

Vamos  a intentar reducir el material para no tener que gastar más de una bobina. Bajo el porcentaje de relleno, elimino parte de los soportes, etc… pero aun así el peso no baja del kilo.

¿Qué ocurre ahora?

O se pone a imprimir o APLICAMOS el Human Multiplier,

En esos momentos, tenemos una pieza que va a tardar 35 horas y que va a gastar 1,2 kg de material así que  solo hay una cosa que hacer: aplicar el human multiplier.

¿Cómo lo aplicamos?

Revisando nuestro proceso de impresión. Necesitamos una pieza resistente, va a tardar más de 35 horas y va a gastar más de una bobina pase lo que pase, así que…DE PERDIDOS AL RIO.

Bajamos la altura de capa a 0,2 mm así mejoramos el acabado de los alabes, aumentamos el relleno y los perímetros. Con eso estaremos en 1,5 kg y  50 horas, pero puestos a gastar horas, ¡al menos lo haremos bien! Pero como decía antes, si tenemos que imprimir una pieza de estas características y no podemos  ahorrar donde nos interesa le daremos otro enfoque e intentaremos hacerla lo mejor y resistente que podamos.

¿Por qué?

Porque es mejor una impresión de 50 horas pero con calidad que gastar 30 en algo que está en el límite. Al fin y al cabo la máquina trabaja sola y la pieza estará cuando acabe por mucho que nos sentemos a esperar delante de la maquina.

La impresión tardará el tiempo que sea preciso. Una impresión que la hagamos a medias y ahorrando donde no se debe será una impresión perdida y tocará repetirla.

Con lo que nuestra pieza serán 50 horas de impresión y 1,5 kilos de material.

Cuando valoremos esto, también tenemos que tener en cuenta nuestra carga de trabajo. Ya que si tenemos que imprimir más piezas y vamos mal de tiempo, no interesa que la máquina este ocupada tanto tiempo en una sola pieza. Estos factores externos nos acotarán también nuestra impresión y también se deben de considerar al aplicar el Human Multiplier.

Conclusión

A pesar de que las piezas  se pueden imprimir de muchas formas siempre tendremos que valorar el modo adecuado. En muchas ocasiones la forma más correcta no está relacionada con los parámetros de impresión en sí sino con la valoración que realicemos de la pieza y nuestros recursos ( material, tiempo de impresión , finalidad, carga de trabajo, etc)

Como ya he comentado con anterioridad, un buen gcode es fundamental para una buena impresión y enfocar bien las piezas es incluso más importante que elegir los parámetros correctos para que funcione la máquina.

Con esto además quiero decir que no siempre hay que buscar el ahorro de tiempo cuando imprimamos, las impresiones tardarán el tiempo que necesiten y si para conseguir la pieza perfecta la máquina ha de imprimir 50 horas en lugar de 40… en fin, de perdidos al rio!

Qué te ha parecido?

Espero que te haya sido útil y que te ayude a enfocar mejor como imprimir tus piezas!

En el siguiente artículo comentaremos los resultados obtenidos con la pieza impresa y podréis ver vosotros mismos los resultados de un buen HUMAN MULTIPLIER

Y si tienes cualquier consulta, estaremos encantados de ayudarte!

¡Por cierto, acuérdate de compartirlo!

 

Hola a todos! Soy Alberto Morillo, Product manager de 3DCPI, Soy Ingeniero mecánico y actualmente estudiante de automatización industrial! Desde el primer día que vi una impresora 3D supe que quería una y bueno… Hasta aquí hemos llegado!